28 dic

Quién fui en mi vida pasada

Si a veces te preguntas quién has sido tú en tu vida pasada. Si por las noches te persiguen este tipo de preguntas y tienes el impulso de hacer una aportación a Yahoo respuestas, aquí tenemos la respuesta que necesitas: absolutamente nadie.

Aunque desde aquí no queremos ofender a nadie y respetamos todas las creencias la posibilidad de que la vida humana tenga continuidad más allá de la muerte no ha sido probada de ninguna forma y, en términos generales, se podría considerar una idea ridícula que no habría sido concebida por ningún individuo contemporáneo (es decir, un individuo más o menos acostumbrado a reconocer el valor de la evidencia, de la lógica y la causalidad) de no subyacer una serie de ideas profundamente enraizadas en el acervo cultural. Si admitimos como evidente que la vida humana no tienen ninguna posibilidad de continuar más allá de la muerte, entonces tenemos que admitir también la evidencia de que no tiene sentido especular con diferentes formas de persistencia, como la reencarnación, la metempsicosis o el renacimiento.

No hay ninguna evidencia de que la existencia humana tenga continuidad más allá de la vida considerada de forma corriente, es decir, la vida tal y como la vemos cada día, con individuos dotados de un cuerpo cuyas características determinan nuestra inteligencia, nuestro humor, nuestra personalidad, etc

Respecto a la vinculación necesaria entre nuestro cuerpo y nuestra mente podemos utilizar el siguiente ejemplo: Un individuo perfectamente sano, considerado por sus amigos y su familia como un tipo inteligente (además de dotado de otras virtudes, como su urbanidad, su decencia, su temor de Dios -nuestro individuo es religioso-, etc) sufre un terrible accidente que afecta a su capacidad cerebral. La lesión es tan seria que nuestro individuo ya no es capaz de comportarse de forma inteligente. Todas las pruebas realizadas a su cerebro muestran que la actividad cerebral es limitada. No da muestras de reconocer a su familia y sus amigos. En este caso ¿Cuál es la parte de este individuo que “sobreviviría” a la muerte?

Naturalmente, los individuos “religiosos” o “espiriturales” considerarán que este caso no debería considerarse. La gente supone, por algún motivo, que una vez superadas las fronteras de la muerte, es decir, una vez que nuestro cuerpo no funcione en absoluto, nuestro comportamiento y nuestras facultades serán las de un individuo perfectamente sano. Es decir, nadie parece discutir que un sujeto que sufre determinadas lesiones cerebrales de cierta gravedad verá afectado su rendimiento intelectual (y, en general, será una persona muy distinta). Sin embargo, determinados individuos suponen que el hecho de que un cerebro no funcione de forma deficiente, sino que no funcione en absoluto, permitirá al individuo recuperar su máxima capacidad.

Vamos a simplificar la idea acerca de la imposibilidad de la vida después de la muerte con un sencillo esquema sobre el arco argumental de este valle de lágrimas

nacer – vivir – morir

A continuación resumimos algunas preguntas habituales de gente que considera posible el haber vivido otras vidas.

¿Quién fui en mi vida pasada? Algunas respuestas de cabecera

¿He sido un pez en otra vida?

No

¿He sido Napoleón en otra vida?

No

¿He sido una persona diferente/mejor/famosa/más interesante en otra vida?

No

¿Voy a ser una persona diferente/mejor/famosa/más interesante en otra vida?

No. Es más, si estás especulando realmente con esta idea es probable que tampoco llegues a serlo en esta. De todas formas, nunca se sabe, así que mucho ánimo. Todo esto es difícil para todos.

08 may

Qué fue primero el huevo o la gallina

qué fue primero el huevo o la gallina

Es uno de los acertijos más conocidos: ¿Qué fue primero el huevo o la gallina? En la pregunta se disfraza de paradoja un hecho que, en realidad, es fácil de contestar, siempre y cuando se admita que no existe una respuesta única, sino que la respuesta será diferente en función de las expectativas y del contexto de la pregunta. Esta es, en el fondo, la “trampa” bajo la cual habita la paradoja y, por extensión, la “fascinación” de la pregunta. No se puede dar una respuesta universalmente satisfactoria acerca de si fue primero el huevo o la gallina, puesto que distintos oyentes entenderán la respuesta de diferentes maneras. La pregunta no es, en realidad, una paradoja, sino un ejemplo de la ambigüedad del lenguaje y sobre cómo este opera de diferentes formas en función del contexto.

La resolución definitiva del enigma sobre el huevo y la gallina.

Recientemente se ha hecho viral en las redes la respuesta “definitiva” a la antigua pregunta acerca del huevo y la gallina. La pregunta en cuestión tiene una amplia trayectoria detrás de sí. Aristóteles había afirmado que la gallina precede al huevo aplicando de forma coherente su opinión de que lo “actual” precede siempre a lo potencial.

aristóteles huevo gallina

Aristóteles ya intentó resolver de forma definitiva quién había aparecido antes en el mundo si el huevo o la gallina

 

Sin embargo, las ideas actuales difieren de las ideas del autor griego. La tendencia moderna es considerar que el huevo ha tenido que preceder a la gallina basándose en la idea de que, toda gallina ha tenido que nacer necesariamente de un huevo, pero no necesariamente al revés. Aquí es necesario precisar que, en el acertijo sobre el huevo o la gallina necesariamente estaríamos hablando de un huevo de gallina puesto que, de otra forma, no habría dilema alguno. La reproducción a través de huevos es varios miles de años anterior a la aparición de la especie conocida como gallina Gallus gallus domesticus, Por lo tanto, si en el acertijo sobre el huevo y la gallina se considerase cualquier tipo de huevo la respuesta sería clara.

Consideramos pues que el acertijo sobre el huevo y la gallina se refiere únicamente a huevos de gallina. En este caso la ciencia moderna también se inclina a favor del huevo. Si admitimos, tal y como se hace de forma general, que los animales actuales han llegado a su ser actual a partir de una cadena evolutiva  a partir de especies precursoras, entonces tenemos que admitir que hubo un momento en el que, una de esas especies anteriores, que aún no se podía considerar una gallina, puso en algún momento un huevo del que saldría el primer ejemplar de lo que se puede considerar la gallina actual.

En esquema estaríamos hablando de algo como lo siguiente

Predecesor de la gallina >> Huevo >> Gallina

No hay forma de conciliar la teoría de la evolución con la idea de que la gallina fue posterior al huevo, puesto que toda gallina, tal y como la conocemos, ha tenido que salir necesariamente de un huevo. Sólo si se concibe la idea de que una gallina pudiese haber evolucionado durante su vida, desde una especie previa a lo que actualmente se conoce como gallina es posible considerar la idea contraria

quien fue primero, el huevo o la gallina

Toda gallina ha tenido que aparecer a partir de un huevo. Por lo tanto, el huevo precede en todo momento a la gallina

¿Entonces… dónde está el problema?

En primer lugar, el famoso enigma sobre el huevo y la gallina es, tal y como hemos visto, muy anterior a la teoría de la evolución. En segundo lugar, dicha teoría, en algún momento, deja de ser una pregunta sobre el huevo y la gallina y pasa a ser, más bien, una pregunta acerca del origen de la vida y sobre la causalidad.

Desde el punto de vista biológico y evolutivo, no caben dudas. Sin embargo, desde el punto de vista del análisis lógico, el acertijo nos lleva a preguntarnos por el origen de la vida y por el concepto de causalidad. ¿Puede ser anterior el efecto (la gallina) que su causa (el huevo)?