28 dic

Quién fui en mi vida pasada

Si a veces te preguntas quién has sido tú en tu vida pasada. Si por las noches te persiguen este tipo de preguntas y tienes el impulso de hacer una aportación a Yahoo respuestas, aquí tenemos la respuesta que necesitas: absolutamente nadie.

Aunque desde aquí no queremos ofender a nadie y respetamos todas las creencias la posibilidad de que la vida humana tenga continuidad más allá de la muerte no ha sido probada de ninguna forma y, en términos generales, se podría considerar una idea ridícula que no habría sido concebida por ningún individuo contemporáneo (es decir, un individuo más o menos acostumbrado a reconocer el valor de la evidencia, de la lógica y la causalidad) de no subyacer una serie de ideas profundamente enraizadas en el acervo cultural. Si admitimos como evidente que la vida humana no tienen ninguna posibilidad de continuar más allá de la muerte, entonces tenemos que admitir también la evidencia de que no tiene sentido especular con diferentes formas de persistencia, como la reencarnación, la metempsicosis o el renacimiento.

No hay ninguna evidencia de que la existencia humana tenga continuidad más allá de la vida considerada de forma corriente, es decir, la vida tal y como la vemos cada día, con individuos dotados de un cuerpo cuyas características determinan nuestra inteligencia, nuestro humor, nuestra personalidad, etc

Respecto a la vinculación necesaria entre nuestro cuerpo y nuestra mente podemos utilizar el siguiente ejemplo: Un individuo perfectamente sano, considerado por sus amigos y su familia como un tipo inteligente (además de dotado de otras virtudes, como su urbanidad, su decencia, su temor de Dios -nuestro individuo es religioso-, etc) sufre un terrible accidente que afecta a su capacidad cerebral. La lesión es tan seria que nuestro individuo ya no es capaz de comportarse de forma inteligente. Todas las pruebas realizadas a su cerebro muestran que la actividad cerebral es limitada. No da muestras de reconocer a su familia y sus amigos. En este caso ¿Cuál es la parte de este individuo que “sobreviviría” a la muerte?

Naturalmente, los individuos “religiosos” o “espiriturales” considerarán que este caso no debería considerarse. La gente supone, por algún motivo, que una vez superadas las fronteras de la muerte, es decir, una vez que nuestro cuerpo no funcione en absoluto, nuestro comportamiento y nuestras facultades serán las de un individuo perfectamente sano. Es decir, nadie parece discutir que un sujeto que sufre determinadas lesiones cerebrales de cierta gravedad verá afectado su rendimiento intelectual (y, en general, será una persona muy distinta). Sin embargo, determinados individuos suponen que el hecho de que un cerebro no funcione de forma deficiente, sino que no funcione en absoluto, permitirá al individuo recuperar su máxima capacidad.

Vamos a simplificar la idea acerca de la imposibilidad de la vida después de la muerte con un sencillo esquema sobre el arco argumental de este valle de lágrimas

nacer – vivir – morir

A continuación resumimos algunas preguntas habituales de gente que considera posible el haber vivido otras vidas.

¿Quién fui en mi vida pasada? Algunas respuestas de cabecera

¿He sido un pez en otra vida?

No

¿He sido Napoleón en otra vida?

No

¿He sido una persona diferente/mejor/famosa/más interesante en otra vida?

No

¿Voy a ser una persona diferente/mejor/famosa/más interesante en otra vida?

No. Es más, si estás especulando realmente con esta idea es probable que tampoco llegues a serlo en esta. De todas formas, nunca se sabe, así que mucho ánimo. Todo esto es difícil para todos.

Summary
Article Name
Quién fui en una vida pasada
Author
Quien fue el primer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>